¿Qué es?


El Alzheimer es una enfermedad degenerativa que provoca una pérdida de neuronas en las áreas esenciales para el recuerdo y el razonamiento.

 

informacion alzheimer

Causas


La edad es el mayor factor de riesgo, una de cada nueve personas mayor de 65 años tiene Alzheimer, aumentando a casi un tercio en personas mayores de 85 años.

Además, existen varios genes implicados, sobretodo en el inicio precoz de la enfermedad, por lo que también existen causas hereditarias.

Aparentemente hay una conexión fuerte entre las lesiones de cabeza serias y un riesgo de Alzheimer en un futuro. Es muy importante proteger su cabeza poniéndose el cinturón de seguridad cuando va en coche, un casco…

Hay alguna evidencia que sugiere que estrategias para envejecer de una forma saludable también pueden reducir los riesgos de desarrollar Alzheimer. Estas medidas incluyen cosas como controlar la tensión, el peso y los niveles de colesterol; ejercitar no sólo el cuerpo sino que también la mente; tener una dieta equilibrada y mantenerse socialmente activo.

Importancia del diagnóstico precoz


Al disponer de un diagnóstico precoz podremos tratar los primeros síntomas de la enfermedad mejorando así la calidad de vida del paciente y sus familiares, retrasando la dependencia. Además, la familia podrá programar adecuadamente la asistencia al paciente, prevenir problemas, preparar soluciones y afrontar de la mejor forma los cambios futuros.

Síntomas


Alzheimer signos

Fases


Fases Alzheimer

Prevención


Según estudios, mantener unos hábitos de vida saludables pueden reducir el 40% de los casos de Alzheimer o retrasar la aparición de este:

  • Lo que es bueno para su corazón es bueno para el cerebro: Uno de los factores de riesgo sobre los que hay más evidencia son las enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión, la diabetes, la obesidad y el colesterol. Al ser patologías muy extendidas en las que el estilo de vida tiene una incidencia directa.Además, el riesgo de demencia es un 45% más alto entre las personas fumadoras.

  • Hacer deporte: Está demostrado que mantenerse activo físicamente reduce la frecuencia de demencias en general y de Alzheimer en particular. “No tenemos que plantearnos grandes esfuerzos de gimnasio o maratones: caminar una media hora al día a buen ritmo es una actividad física extraordinaria”.

  • Mantén una buena dieta: La influencia de la alimentación sobre la incidencia del Alzheimer ha sido muy poco estudiada. No obstante, se han concedido propiedades protectoras contra la demencia a alimentos como las manzanas, las fresas, la zanahorias, los cítricos, el brócoli, la calabaza, las uvas, los tomates, el pescado y las legumbres.

  • Ejercita la mente: Una buena actividad mental está relacionada con una menor disminución del hipocampo, una parte del cerebro fundamental para la memoria que suele ser la primera en verse afectada por el Alzheimer. Estimulando la mente tendremos menos posibilidades de padecer demencias. Para ello podemos realizar las siguientes actividades: aprender idiomas, tocar un instrumento, hacer sudokus y crucigramas, leer

  • Sé sociable: Participar en tareas recreativas reduce el riesgo de padecer esta enfermedad, así que intenta mantener una vida social intensa.